lunes, 6 de abril de 2009

Los escritores pobres





No he ganado premios. Los alumnos de un colegio que leyeron mi primer libro me hicieron una placa, no creo que ningún Cervantes supere eso. No he sido incluido en ninguna antología (aún); voy a enviar un cuento valle para ver si es digno de tal honor. Escribo desde que tengo nueve años, y no me he detenido, no difícil de notar que no he lehido tanto cuanto he escrito, pero en fin, hago el esfuerzo por emparejar ambas ocupaciones. He escrito teatro, y lo he abandonado, he escrito poesía, la he abandonado, he escrito cuentos y cada vez soy más criterioso, mido más las palabras, y he escrito con el ánimo de un poeta desaforado y mentiroso una novela corta, el trabajo en el que invertí más voluntad (quise publicarla a través de una editorial del ..., pero me arrepentí; ahora quiero que la publique una polilla, y me come la ansiedad).

No tengo dinero. Junto a la de ser escritor en Minga Guazú, mi mayor pena es la de no tener dinero. Soy como un mendigo, pero un mendigo con guitarra, lo que es como una indulgencia papal en una ciudad como Minga Guazú, en el kilómetro 20 Akaray, entre villa Hijazi, Valle Hermoso y María Auxiliadora. No tengo dinero para las cervezas que tomo, ni para mis cigarrillos, para hacer llamadas de noche, para pagar el colectivo, para cenar afuera -ni adentro-, para ir a fiestas, para comprar libros, revistas, discos, para curar mis dientes y mis ojos enfermos, para subir de peso, para comprarme ropa y zapatos, para ir al doctor, para estudiar. Soy un escritor pobre, de los que dan lástima. Y habría querido que me tuvieran lástima, si la lástima alimentara.

Menos mal que no soy un EMO, que puedo salvar la pena de que me miren con ojos llorosos con una sonrisa que más parece un espasmo, o puedo tocar "Norwegian wood" si quieren, y si me dejan seguir junto a ustedes; una polquita, o una cumbia, lo que sea, pero déjenme seguir acá, no quiero volver a casa, donde los cobradores, y mamá, que siempre pide y pide.

Si quieren escribo su historia, o les escribo una canción, les cambio el nombre y ya está. Nadie va a saber que son ustedes... Bueno, bueno... sí van a saber.

8 comentarios:

Ruth Flores dijo...

q bueno esta eso, me siento identificada en un par de cuestiones, no se si haya sido la intencion, no se si haya sido tu intencion.. a veces no hay simplemente.. cuando vengas x asu te puedo invitar un cafe.. es cuestion de q me avises y ya esta!

un abrazo.

Jairo Rojas dijo...

con una canción todo cambia de color; bueno, casi todo. Siga cantando.

Juice dijo...

Escritor?escritora?juajua

Damián Cabrera dijo...

Escritor. Puto no es lo mismo que puta, opino. Mis respetos a las polillas.

The Writer and his Clark-Nova dijo...

Muy bueno. Si tenès tiempo pasate por mi blog: theclarknovawriter.blogspot.com

Ùltimo leìdo: Las puertas de la percepciòn, de Huxley, Yonqui, de Burroughs,

Saludos

Anónimo dijo...

D, voy a ser sincero. y egoísta.
prefiero que sigas pobre y sigas escribiendo, a que nades en la abundancia y sigas escribiendo pero como un escritor que nada en la abundancia.
espero de tu literatura lo que ya estás dando, y más, mucho pero mucho más, y no me equivoco, sé que vas a ser uno de los grandes escritores paraguayos.
no pierdas esta perspectiva que tenés ahora mismo: joven, pobre (no es lo mismo que lumpen o miserable, no ? pero aun así funcionaría ), obsesionado casi con escribir, con decir lo tuyo y lo de los tuyos.
más adelante tendrás oportunidades de de revertir todo eso.
cuidado.
y sí, yo sé que sabés quién soy.

Anónimo dijo...

...lehido...!!??

Anónimo dijo...

no renunsies a tus sueños... siga durmiendo